¿Da un Certificado Internacional aptitud suficiente para enseñar inglés?

0
339

Es innegable que el conocimiento de un idioma es imprescindible para poder enseñarlo. Sin embargo, no es el único componente de la enseñanza de lenguas extranjeras. Otro elemento primordial es, sin duda, la metodología educativa. En el artículo anterior se analizó el rol de las universidades frente a la demanda de docentes de inglés. Esta vez nos ocuparemos del nivel requerido que nos permita enseñarlo como usuarios competentes.

El Programa, Inglés, Puertas al Mundo (2015-2021), cuenta con objetivos y acciones específicas para mejorar el aprendizaje del inglés desde el nivel educativo básico hasta el superior. Esta iniciativa es loable; sin embargo, el mismo reporte también es claro en cuanto a la deficiencia de los necesarios materiales, técnicas motivacionales e instrumentos de evaluación.

El panorama es aún más preocupante cuando el estudio indica que muchos profesores de inglés no cuentan con el nivel C1 (usuario competente) sino más bien, con el nivel A1, que es el nivel inicial proyectado para los estudiantes de primaria. Si bien es cierto que la proyección de la demanda de docentes de inglés tiende a ascender como resultado directo del incremento del número de horas, no existen facultades de educación en las universidades capaces de satisfacer tal demanda.

¿Cuál es entonces el criterio para contratar profesores de inglés? Simple: los exámenes internacionales de suficiencia del idioma. El más común entre los docentes es el FCE, seguido del TKT (Teaching Knowledge Test), CAE y TOEFL en menor medida. Es innegable que los docentes de inglés debemos contar con conocimiento comprobado del idioma, pero igual de importante es el estudio de la metodología de la enseñanza. Encontramos en el mercado programas de capacitación para docentes de inglés ofrecidos por conocidos institutos de idiomas, algunos denominados diplomas o certificados; los hay también en línea.

Hemos sido testigos también de viajes por unas semanas de profesores de inglés a EE.UU. como parte de programas de inmersión que tenían como objetivo mejorar la fluidez de docentes en el idioma. La pregunta es, ¿funciona realmente esta estrategia si los profesores sólo cuentan con un nivel A1?

A esto se suma la cantidad cada vez más creciente de alumnos de primaria y secundaria de colegios nacionales y particulares que llevan cursos de inglés en institutos y que, no en pocas ocasiones, disponen de  mayores conocimientos que sus docentes.

¿Cuáles son entonces las opciones que tenemos los docentes de inglés? ¿Cómo nos enfrentaremos a estos retos para satisfacer las demandas del mercado? ¿Nuestra institución ha tomado cartas en el asunto? Algunas entidades educativas han definido fechas límites para que sus docentes obtengan certificaciones internacionales en un plazo determinado.

¿Cuál es su punto de vista al respecto? ¿Qué otras estrategias podrían emplearse ante este desafío?

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here