Optar por elaborar materiales “a la medida” en vez de trabajar con un libro de texto ¿es el mejor camino?

0
121

En los últimos cinco años se ha observado que algunas instituciones educativas han optado por no usar una serie de libros de texto para la enseñanza del idioma inglés y optar, en cambio, por materiales preparados por el docente. ¿Cuáles son las razones para elegir esta opción y qué ventajas o desventajas puede traer al proceso de enseñanza-aprendizaje? Es necesario ver las razones que han motivado esta elección y si estas justifican dicho cambio:

¿El compilar o elaborar materiales ad-hoc para un grupo de alumnos, garantiza una enseñanza creativa y dinámica?

La monotonía en el desarrollo de las clases no es un tema inherente a los materiales empleados sino al estilo de enseñanza del docente. En el caso del empleo de una serie de textos siempre hay la posibilidad de emplear el texto de una manera creativa contraria a seguir el texto al “pie de la letra”. Es el docente que evita la tiranía del material empleado al esforzarse en no ser predecible ni aburrido. En el caso de que se empleen materiales compilados o elaborados por los docentes ¿qué proceso y qué persona  asumirá la función de garantizar que los materiales seleccionados o elaborados no sean empleados de una manera monótona y por ende  predecible?

Una tarea compleja

El preparar materiales, ya sea compilándolos de otras fuentes o más aun creándolos, es una tarea que requiere de experiencia y conocimiento para lograr materiales efectivos. El profesional encargado de esta tarea requiere de tiempo y experiencia que un docente no necesariamente tiene o tendría que tener.  Es necesario recordar que la principal labor del docente es lograr los mejores resultados en el aprendizaje de sus alumnos. Tanto el preparar materiales como la complejidad propia de esta tarea, le quita al docente tiempo y energía para la preparación de clase, lo cual impacta negativamente en el logro de los resultados fijados.

Aprendizaje integral del idioma inglés

Es fácil evaluar en una serie de textos el porcentaje de tiempo asignado para el desarrollo de cada una de las cuatro habilidades comunicativas del idioma. Sin embargo, en el caso de optar por la elaboración de materiales, este proceso deja de ser simple.  ¿Qué pasaría, por ejemplo, si un docente enfatiza el trabajo con materiales para el reforzamiento de la gramática descuidando otras áreas? Para que esto no se dé sería necesario que el coordinador académico del programa de inglés elabore y presente indicaciones claras del porcentaje de materiales a asignarse para cada habilidad. Sin embargo, lo más importante es que realice la necesaria supervisión de la equidad de los materiales propuestos para lograr un aprendizaje integral del idioma.   Recordemos que una de las características para la enseñanza de idiomas en este milenio es el desarrollo de la expresión oral y no la enseñanza de la gramática en sí, propia de décadas anteriores.

Estandarización de contenidos

Una importante ventaja de contar con un libro de texto es la estandarización de los contenidos de aprendizaje. En el caso de materiales elaborados a la medida, volvemos a enfatizar la necesidad de contar con un coordinador, que vea la línea de secuencia de los contenidos a trabajar siendo prioritario  llevar a cabo un análisis preciso de los contenidos a aprenderse en cada año, grado o nivel.

¿Cuándo hacer los materiales?

Un punto importante es que los materiales deben ser hechos con anticipación, de preferencia al inicio del año escolar. Es un alto riesgo para la institución educativa que los materiales se presenten cada vez que requieren ser reproducidos pues esto  impediría llevar a cabo  un buen control de calidad, que a su vez,  evitaría el impacto negativo en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

¿Son realmente menos costosos?

Por un tema de costos, en las instituciones educativas la impresión de materiales tiende a ser en blanco y negro, lo que afecta su presentación al no contar además con una gráfica creativa y un diseño profesional. Es necesario tener en cuenta que las nuevas generaciones están acostumbradas al impacto visual proveniente de los diferentes recursos tecnológicos con los que cuentan.

Cuidado con los derechos de autor

Al elaborar sus propios materiales las instituciones educativas deben velar por contar con los permisos necesarios del autor o editorial para la reproducción de materiales provenientes de otros textos. El no hacerlo puede acarrear serios problemas a la institución que estaría haciendo un uso ilegal de otras fuentes. Recordemos que los docentes pueden tener textos específicos que por sus cualidades son usados de manera recurrente.

Los cambios siempre son bienvenidos, pero debemos hacerlos después de haber analizado con claridad los pros y contras de su implementación y su posible impacto, positivo o negativo, en la efectividad de un programa. En oportunidades el deseo de presentar novedades puede nublar la   toma de decisiones correctas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here