Año de Cambios, Año de Aprendizajes

2
365

El 2020 será siempre recordado como un año de cambios dramáticos. Algunos cambios nos causaron un profundo dolor, pero otros nos hicieron crecer y poder así enfrentar grandes retos. Sin duda, el desafío de continuar enseñando exclusivamente de manera virtual fue uno de ellos, especialmente por la escasa experiencia en esta modalidad que tenían las escuelas, docentes y alumnos.

Si bien hemos logrado un notorio avance en la enseñanza virtual, vale la pena intentar delimitar aquellas áreas en que aún debemos trabajar en el año venidero:

  1. Aceptar los nuevos estilos de aprendizaje:   El 2020 cambió a nuestros alumnos. La experiencia de la enseñanza virtual ha impulsado en ellos el surgimiento de nuevos estilos de aprendizaje que, si bien estaban latentes, se encontraban restringidos en la modalidad presencial caracterizada en la mayoría de los casos por un enfoque centrado en el docente.
  2. La importancia de la pedagogía:  Si bien la tecnología nos ha permitido continuar el proceso de enseñanza-aprendizaje de manera virtual, no puede estar sobre la pedagogía y esto puede ocurrir cuando pensamos que el buen manejo de los recursos tecnológicos es todo lo que el docente necesita.  Debemos desarrollar una pedagogía adecuada para la modalidad virtual. De hecho, cada una de las modalidades de enseñanza:  presencial, semi presencial y virtual requieren pedagogías diferentes.  No podemos trasladar la pedagogía propia de una sesión presencial a una virtual, como comúnmente lo hemos hecho en esta crisis.
  3. Requisitos de la enseñanza virtual: La educación virtual requiere que los alumnos dispongan de ciertas competencias, tales como la habilidad para aprender de manera autónoma, asumiendo un mayor grado de responsabilidad en el aprendizaje logrado.  Por parte del docente la virtualidad demanda una enseñanza más activa y creativa, lo que a su vez permite satisfacer los diferentes estilos de aprendizaje de nuestros alumnos. Asumir que todos los alumnos se desempeñarán adecuadamente en la modalidad virtual puede ser riesgoso.
  4. Cambio en el rol del docente: El asumir el alumno un rol protagónico en la enseñanza virtual, conlleva al docente a asumir como rol principal el enseñar a aprender, así como ser un consultor de información. Igualmente, la virtualidad incorporara a la labor del docente la tarea de seleccionar, analizar y evaluar los materiales de enseñanza empleados.

Al culminar este año podemos felicitarnos de haber avanzado un trecho importante. Sin embargo, el éxito de nuestro trabajo en el año venidero será marcado por los avances logrados en estas cuatro áreas.

¡Feliz 2021!

2 COMMENTS

  1. Realmente fue un año de retos y aprendizajes. El próximo año seguirá siendo así. Deseo a todos los colegas un Feliz Año Nuevo!

  2. Un año lleno de desafíos, pero también de mucho aprendizaje, motivación y deseos de superación. A todos de una u otra manera nos sacó de nuestra “comfort zone” e hizo que busquemos tutoriales y capacitaciones para en poco tiempo desaprender y volver a aprender de la mano de la tecnología. Es importante mantenernos actualizados y ser proactivos en nuestro Desarrollo Profesional. Gracias Marita por este Articulo. Feliz Navidad y un venturoso año 2021 con mucha salud, paz y trabajo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here